El regreso

April 7, 2009

Rara la vuelta. Recién tomaba varias cervezas Guinness con papas fritas y ketchup mientras veía por television al Arsenal empatar con el Villareal y al Manchester hacer lo mismo con el Porto por la Champions League, en un bar en el distrito de Shoreditch, el barrio cool en Londres. Del otro lado de la mesa había dos alemanes. Uno, mi jefe, el otro un amigo de él, recién llegado de Berlín. Buena gente y buena conversación. Me contaban, con pesar y abatimiento, como la Alemania de hoy todavía sigue cargando las culpas de la Segunda Guerra Mundial, y como el término “orgullo nacional” es mala palabra y mal sentimiento en su país. Tienen veintisiete años, no vivieron nada de eso por lo que se sienten culpables. Me contaban que Alemania acepta y conlleva la responsabilidad por aquella guerra al modo de ser alemán, callada y severamente. Y yo que me sentía venido desde el confín del mundo (dada mi fugaz visita a mi país de origen) desde hace apenas veinticuatro horas a jugar el juego del Primer Mundo. Yo que me empecé a sentir en deseventaja ni bien llegué, cuestionado por la policía aduanera, obligado desde el primer momento a recordar mi estado de no pertenecer, de no ser igual, de no hablar el mismo idioma, de no tener las mismas posibilidades. Aferrado a mi tercera Guinness, miraba los ojos de estos dos europeos, quienes cuyos abuelos sentenciaron la historia reciente del mundo occidental, cargados de profunda impotencia, herederos de una derrota ajena que pagarán durante todas sus vidas. La evidencia corporal del vencido.
No se cómo cambiamos de tema, pero luego coincidimos en que esta crisis económica mundial es el estado de cosas a la que nos llevó el desmesurado devenir tecnológico. De tanto coquetear con el flujo instantáneo de la información, nos acostumbramos al corto plazo, al pensamiento miope y a la búsqueda de rápidos dividendos. El desajuste lógico de la tecnología inmaculada que avanza sin esperar al ser humano que defeca. El intento del hombre por sobrepasarse, lo cual inevitablemente buscará un balance, tarde o temprano. Pasó antes, pasa hoy y pasará mañana. Por esto también mis interlocutores alemanes se sienten abatidos, pensé, al igual que toda la nueva generación de europeos que habitan las calles de estas señorales ciudades. No saben lo que es una crisis no bélica. No son hijos del caos silencioso y continuo como otros lo somos, no estos chicos al menos, pensé.
dsc00372Uno de ellos miró su reloj alemán y dió por terminada la charla. Con un afectuoso apretón de manos, también alemán, nos saludamos y nos separamos. Caminé de regreso a casa saboreando esas dulces píldoras de conocimiento que de vez en cuando te da Londres, las cuales siempre encontré muy adictivas. Veinticuatro horas antes me preguntaba qué mierda hacía de regreso en esta ciudad.
Pienso ahora que capaz sólo volví para escribir estas pavadas que escribo.

Advertisements

5 Responses to “El regreso”

  1. Manuel said

    Pasó el tráfico de la ciudad. Gracias por darnos estas lecturas para distendernos.

  2. Juancho said

    Nico, buenisimo el post. La verdad que el origen de la crisis tiene infinitas razones, y nunca habia escuchado the german version.
    abrazo grande

  3. Luz said

    Conocer al otro,tambien deterneme a escucharlo:que dice,que siente,como es su estandarte,porque lo enarbola.Hacen falta 3 cervezas…Ya se porque Londres es importante; porque da lugar a ese “me tomo el tiempo” y te escucho y sobre todo porque vos estas alli.Tal vez Londres no se da cuenta de cual es su riqueza,pero cada uno de ustedes
    juntos, mostrando que los reune y que los diferencia le da sentido. Suerte que ahora la crisis es de todos,asi podremos tener un sentimiento comun y ser un poco mas parecidos.
    !GRACIAS POR LA TORTA..!

  4. Bob Saccomano said

    Los alemanes nunca olvidamos Sr. Burns!

  5. […] Mayo 21, 2009 Las primeras impresiones de mi regreso a Londres quedaron reflejadas en una charla reveladora charla titulada El regreso. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: