La belleza es más bella para los feos

September 2, 2009

Quietito, sentadito, en trance casi, miro a la gente pasar desde un banco en una imposible tarde de sábado de verano soleado en Londres. Es un lugar céntrico, un destino popular para quienes consideran no serlo: es la entrada a una importante galería de arte contemporáneo.

No sé si hago algo bien, pero me considero un gran contemplador, un agudo observador. De estas virtudes, que no sirven para nada, tengo miles.

DSC00636Sigo con la mirada a algunas mujeres. Muy bellas. Belleza de catálogo. Otra de mis virtudes que no encuentran lugar en el listado de características dignas de un salario es que no soy tonto. Me gustan las mujeres lindas.

También pasan parejas. La mayoría son hombres y mujeres similares entre sí. Lindo con lindo. Ambos individuos producidos en el último grito de la moda. Ese look descuidado que está cuidado hasta la útima arruga. Me canso de tan solo mirar a esta gente presa de su apariencia. Vestidos para la foto. Es que puede pasar, algún cazador de tendencias, cámara en mano, puede retratarte (no a mí, seguro) e inmortalizarte en algún medio de modas, como sucede con ese blog tan famoso. Nunca se sabe quién está mirando. En este caso soy yo, y este es mi veredicto: la belleza es más bella para los feos.

Los que consumen belleza son los feos. Los lindos ni cuenta se dan y se empalagan con su propia imagen. Tal como lo hace el adinerado que no encuentra necesidad que lo haga sentir desafiado o el amante que no descree de su amor.

La medida de la belleza la establece la fealdad del que mira. Y no hablo de la fealdad como algo estético si no como la carencia de algo, lo que sirve para darse cuenta de la importancia de lo otro o del otro. La carencia en su justa medida establece un balance.

Que bueno ser feo. Que bueno no tener la belleza, no poseerla, porque así uno tiene la posibilidad de verla y gozarla, que para eso está y para eso sirve. Por eso sigo sentado aquí, en este banco, disfrutando de las chicas lindas, hasta que el infrecuente sol no arda.

Advertisements

2 Responses to “La belleza es más bella para los feos”

  1. Patricio said

    Hola Nico, respondo tanto en este post como en el tuyo porque aplica a ambos: impresionante! Uno podría decir que el autor de ambos textos es el mismo, o una especie de pariente en términos de mirada. Creo que ambas rescatan a su manera y en base a coordenadas distintas -raza, belleza- cierta forma de exclusión desde el interior + la necesidad del contraste para que las cosas se hagan visibles.

    Y es interesante cómo el vivir en una ciudad nueva con lo ajeno saltándote en la cara en cada esquina quizás facilita que la posición frente a las cosas sea la del espectador, el tipo activo al mirar pero que lo hace desde la mesa del café o la banca del parque. En fin, un personaje que si interviene es a través de darle vuelta mentalmente a las cosas que se encuentra más que a hacer algo concreto con ellas.

    • nicopergola said

      De acuerdo Pato. Aunque pienso que las impresiones generadas por la contemplación, aunque no sean activas en ese momento, se terminan vertiendo y usando en otras situaciones, aún sin que uno sepa que las está aplicando. Dejo el link a tu artículo acá así se puede seguir la conversación http://sett.com/intuiciones/uid/104503

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: