Los motivos del mal gusto

March 28, 2012

Siempre vuelvo a esta entrevista cuando no encuentro refugio en ningún otro lado, cuando necesito deternerme a sentir el momento. Las palabras de Julio Cortázar son como anestesia por su claridad y potencia intelectual. Esta es la última parte de una entrevista genial, pero recomiendo verla desde el comienzo.

Publico esta parte porque quise rescatar una frase, entre las muchas interesantes que dice a lo largo de la entrevista hecha por la Televisión Española.

Minuto 3:50 – A la pregunta sobre el supuesto boom de la escritura latinoamericana en los años seseta y setenta, Cortázar responde: “Ellos (los editores) no nos inventaron a nosotros… nosotros escribimos solos, además, lejos de América Latina…”. Me interesa esta frase y su comentario sobre cómo empezó este fenómeno de la escritura latinoamericana porque indica cómo se transmiten y agrandan las ideas, proceso que está muy de moda analizar hoy en día en la era de la cultura digital y sus posibilidades de ‘viralidad’. Es interesante ver y recordar que este fenómeno no es nada nuevo, y que aún bajo las reglas de distintos medios tecnológicos (en este caso el libro), las obras y sus autores se propagaron de la misma manera como lo hacen hoy en formato digital, solo que llevaba más tiempo ya que compartir opiniones sobre libros no era immediato ni masivo como sucede hoy. Y más aún, Cortázar dice “Los editores no nos inventaron” lo que indica que el éxito de una gran explosión mediática se debe en realidad a la autenticidad con que el mensaje es creado (la obra literaria como obra de expresión artística y no efectista) y el desinterés de quienes lo propagan. Como casi siempre ocurre, y como lo menciona Cortázar, son los editores (y ahora no hablo de libros solamente) quienes después se adueñan de los auténticos movimientos de propagación de ideas y las convierten en productos y las masifican como objetos de normalización social. A causa de este proceso, lo que comunmente empieza como una forma de expresión y de transmisión auténtica se convierte, mediate la masificación hacia grupos no conectados o identificados radicalmente con ese elemento, en objetos de pertenencia y deseo, despojados del objetivo inicial de la obra. Esta instancia, cuando el mensaje pierde su sentido original, es el motivo del mal gusto. Ejemplos hay de sobra, pero basta con ver la cara del Che Guevara usada como ícono vacío de rebeldía estampada en cualquier paño, o más recientemente, los contraproducentes efectos de la campaña Kony 2012, donde el mensaje fue opacado desde el comienzo por una orquestada y sobreactuada ejecución multimedial, dictada por un irrefenable y único deseo de alcanzar la popularidad en forma instantánea.

Advertisements

One Response to “Los motivos del mal gusto”

  1. Elba said

    Lo mismo pasó y pasa con las ideas . Quién las propaga? Cuánto duran o cuándo dejan de tener valor? Creo que es muy importante lo que me decís a mí cada vez que te pido ayuda con la cibernética…”Tomá lo que esté a tu alcance o lo que te haga falta…” Creo que así será también con esta nueva idea de la viralidad. Cortazar tiene razón: “…si uno se tiene confianza, tiene confianza en su cultura, en lo suyo…Espero que los virus no nos impidan pensar, los editores también pueden elegir con criterio, como los lectores…!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: