Historias y fotos ajenas entre sí que sin embargo tienen mucho en común. Enterate de que va todo esto acá. También podés leer las entregas anteriores.

Mercado Borough market Londres

Mejor una noticia a la vez. Primero mamá, soy vegana, y explicarle que pudiendo evitarse la explotación y sufrimiento de seres que sienten como exactamente como nosotros, que merecen una vida libre y feliz, por qué no hacerlo, si está comprobado que se puede comer saludable sin hacerle mal a nadie, y que no me importa lo que diga la gente, que de última ella también cree en algo que no se puede comprobar y que voy a hacerlo porque quiero y me hace bien, y ya tengo diecinueve años. Después, si reacciona bien, le contaré que estoy viendo a alguien, Fernando, que me cambió la vida, que de hecho fue él el que me hizo ver la magia en el veganismo, mostrándome que cuando uno juzga antes de conocer se queda afuera de una infinidad de experiencias súper lindas y súper únicas que no te olvidás nunca y que se acuerde ella, si no, de cuando viajó a Perú, que tenía miedo de ir, que le parecía inseguro y sucio, y al final volvió fascinada con la gente, los paisajes y la comida. Mamá más que nadie en el mundo me va a saber entender, aunque sean novedades tan grandes. Y si se pone feliz por mí como espero que se ponga, y veo que de verdad respeta mis decisiones, le voy a contar que Fer es verdulero y que tiene ciencuenta y ocho. Lo que sí, pase lo que pase, voy a esperar unas semanas para contarle del embarazo. La emoción de ser abuela viene con el miedo de envejecer y puede terminar arruinando todo.

Texto: José Antonio Bello
Foto: Nicolás Pérgola

Historias y fotos ajenas entre sí que sin embargo tienen mucho en común. Enterate de que va todo esto acá. También podés leer las entregas anteriores.

Bicicletas en Londres

Quizás soy yo que me quedé en el tiempo, pero es un tema de educación. En nuestra época, acordate, la calculadora era mala palabra. … Claro, el resultado no era lo más importante, tenés razón. Y mirá cómo es ahora. Dos por ocho, ya le digo, tiqui tiqui. … Sí, el lápiz negro se volvió cosa de dibujantes, no sé. … Puede ser, pero tienen doce años estos chicos, parece mentira Edith, y andan todos con su celular pintón, con luces de colores y la cámara fácil. Todo muestran, todo suben, todo comparten. … Yo no entiendo para qué. Lindos eran los tiempos en los que … Sí, verdad, no me olvido, sin Facebook no nos hubiéramos reencontrado todos. Y ahí está. No es el medio, es el uso que le das. ¿Qué pasó con los momentos especiales? Ahora todos los días un cumpleaños, todos los días un nacimiento. … Y si. … Sí, lo vi, hermoso nene, a pesar de que se lo ve medio violeta. … Ya me da terror imaginármelo de doce. No hay manera de que zafe, no puede zafar. … ¿Qué? Ah, sí, me fui de tema. Bueno, lo reté, lo tuve que retar, y le saqué el celular. Pensé que estaba googleando respuestas. … Bloquearon Wikipedia, pero ¿vos creés que no conocen otro lugar así? Pero no. … Fotos. Estaba mirando fotos que indudablemente había sacado él. … Si, suponés bien. Con una chica, no se le veía la cara. … Pensar que yo empecé a salir con Norberto a los diecisiete y me creía una loca sin límites. … Sí. Alguna locura hicimos, no me hagas hablar. … No sé, no le revisé las fotos. Mirá si me culpan de algo raro después. Por cualquier cosa te hacen juicio y no me puedo dar el lujo de quedarme sin trabajo. No ahora. … Además, a pesar de todo, no pierdo el amor por los chicos. Es importante que tengan a alguien que les traiga un poco de coherencia. … Sí, me quieren, me adoran, quedate tranquila. Entienden el reto como un límite necesario. … Incluso, si lo pensás bien, lo de las fotos es un desafío. Un pedido a gritos de alguien con criterio que venga y le diga lo que tiene que hacer. … Sí, bueno. … Hablando de eso, me avisan que tenemos que seguir. … Dale, dale. … Sí, el próximo martes está bien. … Gracias, Edi. … Bueno, ahora sí te dejo que además se va a cortar porque me quedé sin monedas. … Beso grande, beso. Mua.

Texto: José Antonio Bello
Foto: Nicolás Pérgola

arte en la estación de tren

Historias y fotos ajenas entre sí que sin embargo tienen mucho en común. Enterate de que va todo esto acá. También podés leer las entregas anteriores.

Pintura japonesa al aire libre

Antes de la primera pincelada hay mucho que calcular. Los límites de la obra marcan un vacío en el mundo que necesita ser completado. La obra terminada tiene que sumarse ahí, ser parte del todo. Tiene que convivir con el alrededor. Beto siempre dijo que el que pase cerca del local, tiene que sentirse diferente sin saber por qué. La vidriera tiene que activar en su cabeza un factor de confusión que empieza en un qué lindo local y puede terminar en un qué lindo mundo. Es un virus de bienestar y reflexión, de equilibrio más en macro, en palabras del Beto. Y Beto sabe. Fue el que me enseñó que si uno puede desarmar la razón de un recuerdo feliz, es el principio del fin de esa felicidad. Porque feliz es por definición inexplicable. Si se entiende, se puede repetir. Y la naturaleza naturaleza está por encima de la imaginación de cualquiera.
Ya tenía el espacio definido, perfecto para las ocho letras, contando la primera y la última un poco más grandes que las otras. La A de mar abierto azul cielo, con burbujitas y todo, y la S del final potente, llevando ruido de las olas infinitas. Pero me quedé en la q. Aqua, Apua. Aquarius, Apuarius. Siempre la confundí con la p. La mayúscula la sé, es la O con el palito. La minúscula es traicionerísima. Mi celular me hubiera salvado. Para buscar las letras o para llamar a Beto. Pero lo dejé en el otro bolso, así que me la tuve que jugar. Un letrista en serio es el que pinta más que letras. Y una vidriera siempre dice más de lo que se lee. Grande, Beto.

Texto: José Antonio Bello
Foto: Nicolás Pérgola

¿Qué hay de nuevo, viejo?

October 22, 2011

Londres, algún día en algún lugar. De pie sólo quedan las fachadas que hacen a la ciudad ser la que es. Detrás, de fondo, lo nuevo, como suciedad que se esconde debajo de la alfombra. La identidad hecha de cáscaras. Se cambia pero no del todo. La gente que va y que viene pero la estructura queda de pie. Una ciudad hecha de capas: de ansias de conquista, de intelecto, de reformas, de robos y de ideas. De fantasmas mojados. De un clima molesto que alerta sobre las miserias del ser humano. Lo viejo en lo nuevo. La historia que hoy nos cuenta quienes somos. La ciudad que está quieta pero que sin embargo nunca es la misma. Londres, algún día en algún lugar.

Curiociudades

April 19, 2011

Londres, Reino Unido. Vista del London Eye desde el Royal Festival Hall.

Pripyat, Ucrania. Vista de la ciudad fantasma que albergaba a trabajadores de la planta nuclear de Chernobyl.