Yo mediado

July 29, 2016

nico-retrato-muy-baja

Soy disipado, abarcativo.
Por eso no acontezco.
Soy invisible, insustancial.
Porque no sucedo en un momento.
Soy atemporal, ubicuo.
Perceptible en el proceder.
Soy continuo, indefinible.
Permanezco sin estar.

Advertisements

Me llaman tantas cosas

April 3, 2016


“Me llaman”, por Nach

Luminocidad

April 1, 2016

Lisa, liviana, levitaba la luna. Llovía luz. Luciérnagas ligeras, laboriosas, limpiaban la lobreguez.

Luminocidad

Un dilema recurrente

July 4, 2015

Botella pintura

Quiero trascender el habla y la palabra.
Quiero no decir, quiero no escribir.
Quiero el todo de la nada.
El sonido que no dice.
El gesto que no indica.
Quiero escuchar el silencio.
Quiero ver la oscuridad.
Experimentar sin entender.
Quiero lo imposible:
Vivir sin transmitir.

Es una paradoja. Extraño Buenos Aires como el dolor de los dolores.
Porque no es un objeto, o una persona. Es el aire. Es el contexto que le da al texto su riqueza.
Es el límite de mi persona. En otros lados soy otro.
Pero es una paradoja. Extraño el Buenos Aires que amanece conmigo en las mañanas.
Añoro la ciudad que está calcada en mis tripas.
La baldosa floja, el cielo azul y la pared gris. El perro fiero y vagabundo.
No puedo desear lo que sé que está pero no sé qué es. Por eso.
Es una paradoja. Me mata el dolor de no tener algo que poseo.

 

 

Robert Montgomery

La cuestión es la imagen, esa que resuena en nuestro consciente e inconsciente cuando vemos, escuchamos, olemos, tocamos o degustamos algo. La cuestión es qué significan los estímulos que recibimos a través de nuestros sentidos y de qué forma imaginaria se establecen en nuestra mente.
Estas imágenes son independientes de las tecnologías que las generan, ya sea una fotografía, una imagen cinematográfica, una melodía o un texto. Estas son influencias externas amorfas que identificamos y atribuímos como símbolos mentales que se transforman en percepciones y sensaciones corporales llenas de sentido.
Lo que intento es explorar las formas de esos estímulos externos, y en particular, lo que llamamos imagen. ¿De qué están hechas las imágenes? Es común que se entienda por imagen a una captura y representación figurativa de lo que llamamos realidad. Ejemplos simples de esto pueden ser una fotografía de una familia, una escena televisiva de un partido de fútbol o una pintura de Rafael. Estas son imágenes que se consumen imperceptiblemente, de decodificación immediata.
Los ejemplos anteriores son un tipo de tecnología de representación. ¿Pero qué imágenes hay en un texto? ¿Cuales en una frase poética? La percepción de este tipo de imágenes es mediado, porque requiere del aprendizaje previo de los símbolos que sugieren la representación de algo, como puede ser un lenguaje, escrito o numérico (porque también nos podemos preguntar: ¿Qué imágenes hay en un dato estadístico?).
¿Cual es el peso, el tamaño, de la información a decodificar en una frase como “Vivo en la muerte, que es eterna”? La representación pictórica de tal idea podría ser extremadamente compleja o directamente irrepresentable, salvo que se desarrolle a través de una narración cinematográfica.
Me interesa investigar al texto como imagen, y de cómo, a pesar de no ser rico en valores estéticos para la rápida absorción visual de la ideas que quiere transmitir, es, en contraposición, un código rico en capacidad de síntesis para la transmisión de información para la generación de imágenes mentales.
Las distintas tecnologías de mediación nos permiten desarrollarnos simbólicamente como personas, proceso que es influído por el estilo de representación que ofrecen. Por ejemplo, una fotografía de nosotros mismos nos devuelve una imagen corporal, o mejor dicho, antropomórfica. Si hacemos de esta tecnología nuestro principal espejo para identificarnos como individuos y nos entendemos principalmente como un cuerpo, nos volvemos presos de nuestra imagen. Nuestro cuerpo, entonces, se convierte en un objeto al que habrá que mantener, mejorar y adornar. Por otra parte, tecnologías como las de la escritura, que están basadas en la decodificación de símbolos a simple vista no reconocibles como ideas predeterminadas, promueven imágenes que quedan abiertas a múltiples interpretaciones en las que el individuo puede elegir reconocerse, lejos de la definición que ofrece una imagen corporal.
Intento, con todo esto, entender cómo las distintas tecnologías de representación y de expresión fomentan distintos niveles de análisis crítico de lo que percibimos y entendemos como realidad y de cómo nos interpretamos a nosotros mismos.
El trabajo del artista inglés Robert Montgomery puede ayudar a ilustrar el tema de esta discusión, ya que interviene espacios comunmente reservados para mensajes fotográficos para reemplazarlos por poesías. Aunque está en inglés, este video es una muestra de su trabajo. Otro caso puede ser el de la artista Tracy Emin, quién también realizó “cuadros” hechos de leyendas trabajadas en neón.

Tracy Emin

Lo otro

May 4, 2012

En esta vida

de encuentros

nunca continuos

siempre espaciados

en el medio,

el anhelo, la prisa.

Hasta que de el otro

sucede la conciencia,

ese quién no es uno

que transforma

el viento en brisa,

la rosa en agua,

el respiro.

El leño que arde solo.

Luz,

en la eterna noche

de la espera.

Oí decir

March 11, 2010

Esto no es
una etapa
una transición
un momentáneo
esto es: this is it